La boda especial de Estefanía e Iván

Diez años después de conocerse estos novios decidieron hacerlo formal y darse el sí quiero rodeados de sus familiares y amigos. 

Se casaron en un hotel rural, donde tuvo lugar la bonita y sencilla ceremonia donde los invitados podían coger del pop corn corner una bolsita de palomitas y disfrutar de la ceremonia como si de una película de amor se tratara. 

Palomitas y detalles personalizados hechos por la novia

La novia, amante de las manualidades, hizo pajaritas de origami con el nombre de cada invitado como protocolo de mesa , (un currazo!), pero fue un toque muy bonito y diferente a cualquier otra boda. Una velada sencilla:  mesas imperiales, una decoración floral en tonos verdes y piedra, guirnalda de olivo y la tenue luz de las velas, todo muy pensado para el gusto de los novios y lo que querían transmitir. 

La noche terminó con una banda de música Jazz en vivo donde los familiares y amigos bailaron al son. 

Testimonio

Nos ayudaron en la parte de decoración de la boda y quedamos encantados. Dieron justo en el clavo de lo que queríamos y supieron entender y reproducir nuestros gustos y deseos. Forman un equipo estupendo!