La romántica boda otoñal de

Lara y Alejandro

Alejandro compró la casa que Lara estaba comercializando y sin saberlo acabó siendo un hogar para los dos, bueno, para los tres.

Anunciaron su boda como el

fiestón de sus vidas

Lara y Alejandro anunciaban su boda como el FIESTÓN de sus vidas, porque eso era lo que querían transmitir, querían alegría y diversión, por eso pensaron que lo mejor sería casarse de día y aprovechando todas las horas y pasando el máximo tiempo posible con los invitados que venían de fuera.

Su boda fue en tonos granates, rosa, ocre y verdes, colores de entrada de otoño. Una finca típica mallorquina fue el lugar elegido para darse el sí quiero en una ceremonia civil, rodeados de su gente y de flores, pues  tenían gran importancia para Lara y así lo dejó ver en todos los detalles, como el sitting plan, la limonada del welcome, o su ramo, bien trabajado y opulento. 

Asset 1@300-verde

Testimonio

Juliets tiene muchas virtudes, pero la que más destacamos sobre todas las cosas es un transparencia.
Vanesa y Neus transmiten confianza y es muy importante cuando decides delegar la organización
 de uno de los días más importantes de tu vida en alguien que tampoco te conoce demasiado.
Honestidad en los números y mucha – pero mucha – paciencia para conseguir guiarnos en esta loca aventura que es casarse.