La boda íntima de

Leo & Alex

Un Erasmus a Budapest

les cambió la vida...

Leonor estudiaba derecho en Salamanca y Alejandro ingeniería de telecomunicaciones en Madrid, era un poco difícil que se cruzaran en el camino, pero el destino les unió mientras hacían un Erasmus en Budapest.

Durante ese curso universitario en Budapest tuvieron tiempo de conocerse y vivir muchas aventuras, hasta que llegó el momento de separarse: Alex regresaba a Madrid para acabar la carrera y Leo a Mallorca ya que ya la había acabado y es su ciudad de residencia. 

Por un tiempo mantuvieron una relación a distancia, hasta que Alex cruzó el charco y se vino a vivir a Palma aunque por poco tiempo ya que le salió un trabajo de vuelta en Madrid. Otra vez estuvieron manteniendo una relación a distancia hasta que Leo decidió mudarse en Madrid e irse a vivir juntos. Llevaban una vida bastante asentada y tranquila en Madrid hasta que llegó Lucas, su primer hijo que les puso la vida patas arriba hasta que tomaron la decisión de venir los 3 a Mallorca y poder vivir más tranquilos en la isla. Poco después llegó Nico, su segundo hijo y si eso era poco ¡se compraron su primera casa!.

Casa y dos niños en común… ya sólo les quedaba casarse. Ninguno de los dos había soñado nunca con una gran boda, querían algo íntimo y familiar. ¡Y menos mal! porque la cosa no estaba para mucha celebración con las restricciones de la pandemia.

Asset 1@300-verde

Una boda íntima

y en plena pandemia

Desde el primer momento quisieron una boda pequeña y bonita en Morneta una finca familiar y que les trae buenos recuerdos.
Poco a poco la emoción y las ganas les podían y acabaron haciendo una boda en toda regla, íntima como ellos querían, pero con todos sus detalles.
Por normativa Covid se tuvo que mantener las distancias de seguridad y el uso obligatorio de la mascarilla durante la ceremonia y la barra libre duró hasta las 2.00am,
pero la ilusión y las ganas hicieron de ese día algo inolvidable.

Testimonio

Nuestra boda fue una boda en plena pandemia pero realmente pudimos hacerlo de manera muy especial para nosotros.
La verdad es, que además teniendo niños, era complicado organizar todo, aún así de ser una boda pequeña, por lo que decidimos poner toda la confianza en Vanesa y Neus de Juliet’s, dos personas maravillosas que disfrutan con lo que hacen y que hacen que de verdad, ese día, sea especial. 

Gracias a ellas se cuidó cada detalle, siempre aportando ideas que nos encantaron incluso sin haberlas pensado antes, haciendo que pudiéramos disfrutar de nuestro día, sabiendo que alguien cuidaba de nosotros en cada momento.

Estamos muy agradecidos ya que pusieron su corazón en ayudarnos a que lo que había empezado con la idea de una sencilla comida o cena pudiera ser lo que fue, una boda, con la sencillez que realmente nos caracteriza y buscábamos y con la misma facilidad, al contar con su indispensable ayuda!.
 
Gracias por haber hecho del 31/07/20 un gran día en nuestra vida, a pesar de ser durante la pandemia mundial lo hemos vivido con mucha felicidad y alegría.️