Slow Wedding. Boho Story

Mallorca, la isla, la calma, la brisa, la luz, el mar, el atardecer, el vino con beso, el lugar perfecto.

Perfecto para parar el tiempo, porque vamos a contar estrellas en lugar de minutos, vamos a vivir la vida, vamos a vivir Mallorca, nos vamos a enamorar.

Porque enamorarse de esta isla es fácil, no hacerlo, es casi imposible, y celebrar el amor es algo así de sencillo: sin prisas, sin protocolos, sólo vosotros y la magia. Sólo vosotros y la isla de la calma.

La calma de caminar descalzos, de cogernos de la mano, de leer viendo el atardecer, de sumergirse y sumergirse, de buscar, de encontrar, de sentir, de respirar y respirar profundo, de olvidar, de vivir… de vivir una HISTORIA DE VERANO, como la que hemos querido plasmar en este shooting en Mallorca: “Slow Wedding. Boho Story”

Buscamos los mejores proveedores locales, aquellos que conocen bien la isla, que la viven a diario y la sienten desde el corazón. Expertos en productos handmade, amantes de su trabajo y de su tierra.

Chris de ChrisP Photography se encargó de plasmar esos momentos, de hacerlos inolvidables, de ver más allá del precioso paisaje. Fotografiar la isla es tarea fácil por su luz y color pero plasmar la esencia y transmitir es un gran reto que realizó a la perfección.

Y al igual que si se tratase de una boda real se buscaron las posibles localizaciones y refugios que tuviesen el mar Mediterráneo como fondo. Una pequeña cala, escondida y vacía, fue el lugar elegido para empezar esta sesión.

La dulce y pícara Belén se vistió de novia con un vestido de NO NOVIA creado por Sunvibes, una firma de ropa y accesorios hechos a mano en el corazón de Palma. Lució un vestido sobrepuesto de algodón blanco con sutiles transparencias y pequeños volantes como mangas. Su peinado y maquillaje fueron totalmente naturales, pequeñas ondas que bien podían reflejar una tarde de paseo por la orilla del mar y un maquillaje fino y delicado fueron los que eligió Vannesa de Vannesa Make Up para esta sesión. Como complemento ideal, la corona de flores preservadas en tonos empolvados y plumas salvajes que cosió a mano Joana de ArtJoana Tocados desde su pequeña cabaña taller donde reina la paz. El toque de color lo puso Tinons Floristas, quien desde un pequeño pueblo de la isla aúna calidad y buen gusto y crea maravillas como este ramo de novia, con dalias y románticas rosas inglesas, una mezcla entre salvaje y rocambolesco. En cuanto a las joyas, buscamos el enamoramiento y la sencillez en ellas, y encontramos puro arte y poesía. Desde la isla vecina, Sandra de Mamaplata Formentera trabaja cada una de sus piezas, con la imperfección que caracteriza algo 100% handmade. Para esta ocasión elegimos unos finos aros bañados en oro y varios anillos de diferentes tallas para hacer combinaciones ideales.

Belén camina descalza sobre las piedras llevando consigo el capazo redondo con pompones mostaza diseñado por la mallorquina MarMar, hasta llegar junto al simpático David, el novio, que vestido de manera informal con un pantalón beig, camisa blanca, tirantes y parajita de Uomo espera sentado junto al acantilado mientras toca unos acordes en su guitarra, pero no son unos acordes cualquiera, son sus acordes, la música de esta historia, la que cada vez que la escuchen les trasladará a esa cala, ese día, ese atardecer, esos besos lentos, esa historia de verano que se ha convertido en una historia de años.

Visita nuestra galería en Instagram

 

#HistoriasbyJuliets